Los viñedos están situados en Manduria, el corazón del Salento.

Las viñas gozan de una constante esposición a los rayos del sol y de una posición naturalmente privilegiada por las cercanias del mar.

Todos nuestros vinos llevan la marca inconfundible de nuestra región: la fuerza del sol, las caricias del vento, la finura de la tierra.